Revistas

Escrito por Ariel Garófalo

La revista está en el registro de la vida privada de los lectores, busca guiños, códigos propios, juega con los pensamientos y los deseos. A diferencia de un periódico que registra la vida pública, los grandes temas regionales, nacionales o mundiales.

Graficando de manera exagerada podríamos decir que la delgada línea que separa a la revista del periódico es la misma que separa a lo público de lo privado. Pues una revista es de mi interés particular, no la tiro al día siguiente sino que la conservo en el peor de los casos al menos por unos días. La revista no pierde su condición de revista un vez leída, en cambio un diario "es" solamente cuando se lee, una vez leído pasa a ser un montón de hojas impresas.

Generalmente lo que lo que un lector quiere de una revista es que tenga una actitud periodística clara y muy definida en su enfoque.

Las revistas tienen la posibilidad de tocar el tema humano mucho más íntimamente que un periódico, son temperaturas periodísticas diferentes.
Estas pueden contar historias que muchas veces los periódicos, no pueden por el tiempo y la premura.

Donde el diseño y el periodismo se encuentran
Cuando hablamos de diseñar una revista, debemos comprender antes que nada que estamos hablando de un proyecto que entra dentro del campo de lo denominado periodismo gráfico. Tener claro esto es saber que vamos a proyectar un trabajo sobre el cual van a actuar periodistas, fotógrafos, redactores, correctores, diseñadores, ilustradores, archivistas, digitalizadores de fotos, impresores, coordinadores y vendedores de publicidad.

A diferencia de otros tiempos en donde el mismo periodista se encargaba de trazar un bosquejo de diagramación que el armador debía seguir, hoy el periodista piensa la nota en función de la edición de un diseño con pautas establecidas.
Un claro ejemplo donde conviven el diseño y el periodismo es en la infografía, es aquí dónde se mezclan las aguas del diseño y el periodismo, a tal punto que muchos periodistas se dedican a realizar infografías actuando no sólo en la parte periodística sino también en su diseño y viceversa. Ya no son entonces ni periodistas ni diseñadores: son infógrafos, como también los diseñadores gráficos que trabajan en un medio escrito, son en parte periodistas.
Tener el ejercicio de un criterio de edición global (diseño-periodismo-fotografía) va a decantar en la homogeneidad del producto. Claro que para esto la maqueta del diario o la revista debe haber sido concebida bajo ese mismo precepto integral.
El diseño debe resolverse planteándose todas las preguntas que se puede plantear un periodista y todas las preguntas que se supone que tiene un público masivo. En la medida que el diseño ignore el discurso se convierte en un objeto abstracto, que puede llegar a tener un significado, pero nunca un sentido.
Es imprescindible que se proyecte también dentro de la realidad económica empresarial: los motivos de un rediseño persiguen o pretenden siempre un beneficio económico, en algunos casos esto significa vender más, en otros es hacer lo mismo con menos recursos y en otros mejorar la calidad del producto o renovarse. El cuidado de la información es siempre prioritario, en términos de calidad para su audiencia específica pues es lo que hace que se venda un medio. El diseño, la tipografía o su marca están fusionados con la edición de la información y pensarlos fuera, como pura forma, es un sinsentido.

De cuando el diseñador entra por primera vez a un medio
El principal problema cuando un diseñador entra a trabajar en un medio semanal o diario es que es parte de una "fábrica" de información, con un estilo, determinada forma de trabajo y determinada función, donde los aportes personales pasan por otro lugar del que él probablemente pensaba. No hace falta diseñar casi nada nuevo, la revista o el diario ya están diseñados, los recuadros son esos, la paleta de colores es esa, los epígrafes van en ese cuerpo... y todo esto le provoca una gran desilusión. Cambiar a "piaccere" todas esas cosas ya existentes puede arruinar el producto, más aún en el caso de que ya
esté arruinado, muchas veces les toca lamentablemente trabajar en algo que no les gusta cómo está diseñado, pero ya veremos que este no es nuestro trabajo en esta instancia y salvarlo en muchos casos es hundirlo más aún.
¿Cuál es el aporte de diseñador gráfico entonces? Contribuir a la edición de la información es en principio nuestro mayor desafío y esto se aprende generalmente dentro de una redacción y es el mayor capital que se puede adquirir en su paso por la misma, ese capital hará que cuando diseñen una revista, sea diferente de un catálogo, un folleto o un libro, puesto que todo el diseño estará pensado desde la edición de contenido.

Piensen en una infografía que maneja un estilo gráfico que a ustedes no les gusta pero es claro que el asesino se bajó del auto (un renault 19 rojo modelo 84) en Cabildo y Monroe a las 3 de la madrugada, caminó tres cuadras derecho, luego hizo una a la izquierda, se ocultó tras un árbol esperó que la mujer cerrara el kiosco a las 3.05 y le pegó un balazo en la sien...
Ahora piensen en la misma infografía con un estilo gráfico más atractivo pero no se sabe la hora, dónde sucedió, si el la mató a ella o al revés, etc. Eso es edición. En una nota, a grandes razgos el hallazgo radica en saber que de tal información se podría desprender una infografía para facilitar la lectura, o que hace falta un subtítulo o que tal título se pisa con la nota anterior, o que esa nota de dos páginas no puede tener dos recuadros, tres fotos y 8000 caracteres, o que el título no tiene que ver con la foto, etc.

Igualmente en una revista a diferencia de las secciones más cerradas de los diarios siempre hay propuestas interesantes para realizar desde el "diseño" manteniendo los códigos pero directamente relacionadas con la claridad de edición de todas las áreas.

Cuando nace una nueva edición
El comienzo que va dando forma a un número de una revista comienza con una serie de reuniones entre los directivos. En el caso de una revista de actualidad generalmente es la realidad la que impone el tema y la forma de abordarlo va a definir el estilo, la estructura humana y económica de cada medio y por supuesto el reflejo periodístico del director.
La forma en que se relacionen las diversas estructuras tanto humanas como económicas es lo que va a hacer que un producto sea exitoso o no.
Solamente cuando todas las áreas están afinadas adecuadamente la melodía es buena.

Cuando se cayó el avión de Lapa las tres revistas de política y actualidad de ese momento: Noticias, XXIII y 3puntos cubrieron el tema y sus páginas desnudaban su estructura, Noticias y XXIII salieron dentro de la misma semana. Noticias hizo una cobertura más caliente que XXIII y esta más que 3puntos, que salió recién a la semana siguiente cubriendo el tema desde un análisis más frío.
Los títulos de tapa fueron los siguientes:

Noticias: " Secretos del vuelo 3142".
XXIII: "Por qué pasó".
3 Puntos: Ni error humano ni fatalidad, descontrol

Cada tapa reflejó la estructura que tienen detrás y en consecuencia la forma de abordarlo.

En el" crimen de Ramallo", la revista 3 Puntos (la de menor estructura de las tres) convocó a todos a la redacción y con los pocos recursos se hizo un número especial que
tuvo dos ediciones, todos los periodistas y los fotógrafos salieron a la calle, desde el diseño se hizo una maqueta especial dónde cada nota tenía ya una cantidad de caracteres establecida y las fotos un lugar y tamaño asignado. Fue la única manera de poder trabajar en forma organizada y con una pauta clara para llevar a cabo un cierre en tan poco tiempo y con poca gente. En este caso la buena organización y el "reflejo periodístico" suplió problemas de estructura.

A modo de glosario:

-Edición fotográfica:
En periodismo no hay decoración, todo está dispuesto en función del información y la fotografía no es una excepción, su contenido es tan importante como lo es el texto. Podríamos decir que la mayoría de las veces no hay nota sin foto. El cuidado de la edición fotográfica tiene un recorrido que va desde la articulación de cada nota a la articulación de la edición toda y es el editor fotográfico el responsable de su sección, por lo que el diseñador o el periodista puede siempre aportar pero no tienen la última palabra.

-Edición de diseño:
El editor de diseño, más conocido en los medios gráficos como jefe de arte, tiene la tarea de manejar la pauta de toda la revista, interactuar con los demás editores, controlar el ritmo de diseño y la diagramación de la edición, trabajar sobre la idea y resolución de tapa.

-Diseñadores / diagramadores:
Es básico comprender que se trabaja dentro de un sistema ya definido, no hay que crear novedades de estilo, sino que con las piezas y los recursos gráficos existentes y respetando los órdenes de lectura hay que aportar en función de la idea global.

-Diseño - fotografía:
Es una dupla de auto consulta permanente, pero quien decide sobre cada área es finalmente el editor correspondiente y el que decide finalmente sobre todos es el director o jefe de redacción y es bueno que así sea para no ahondar en discusiones interminables, más cuando un producto ya fue pensado.

-Diseño - redacción:
El diseñador tiene la capacidad y el lugar de proponer en muchos casos ideas de edición que ayuden a mejorar la nota final. Por ejemplo el diseñador podría proponer en determinada nota que tal información cobraría mayor relevancia si se la extrae del texto corrido y se la convierte en un determinado tipo de recuadro, etc. o por qué no sugerir un título más acorde con la fotografía.

Para contemplar al diseñar la maqueta de una revista
Uno de los puntos fundamentales a tener en cuenta (si no es el principal) es el pautado, que es lo que va a marcar el ritmo de la edición. Todo cambio de diseño va siempre acompañado de un cambio de contenido, un cambio de edición, un cambio en la forma de titular... no hay en el rediseño un cambio formal solamente. Y lo mismo para la creación de un nuevo producto: cuando se piensa en el perfil de un nuevo medio se piensa en todas las formas en que se va expresar: el estilo de títulos, la tipografía con que se van a componer y el estilo fotográfico con que se va a ilustrar, el ritmo de lectura, etc. Un claro ejemplo es el diario Olé: los títulos son directos, cortos, en un lenguaje pegadizo, con tipografía Univers italic y en color naranja, le otorgan una coherencia en todo su discurso.

A tener en cuenta...
Identidad: definir la identidad del medio y trabajar pensando en los recursos reales tanto técnicos cómo humanos. Cuando se diseña un producto es vital pensar también en el equipo que lo va a ejecutar luego.
Configurar: crear un circuito y una forma de trabajo para que todo funcione y pueda ser llevado a cabo por diferentes grupos con diferentes criterios.
Ejecutar: comprobación empírica, es conveniente realizar números ceros, estos tienen todas las características de un número real, incluso son impresos, con la única diferencia que no salen a la calle, sobre ellos se pueden hacer todos los ajustes necesarios para que el sistema termine de aceitarse.
Inteligibilidad: Hay que ser claro con lo que debe permanecer y lo que puede cambiar dentro de los diferentes niveles de contenido.
Pertinencia: el cambio de expresión se debe corresponder en todas las formas que hacen a la nueva propuesta.
Diferenciación: frente a la diversidad de públicos y de medios el diseño puede servir para concretar la naturaleza de esas diferencias.

Manifiesto Gráfico
Así como cuando los fotógrafos que trabajan en un medio dicen que hacen "fotoperiodismo" en vez de fotografía, también los diseñadores gráficos hacen entonces "periodismo visual".
Y por supuesto los periodistas hacen "periodismo visual".
Al pertenecer al medio periodístico y ser parte habilitada, gozamos entonces de más derechos dentro de una redacción, como poder intervenir, opinar y participar en la toma de decisiones que antiguamente sólo correspondían a la gente de pluma. Pero también tenemos la obligación de estar informados y conectados con la realidad.

Los cierres deben cumplirse a tiempo, salvo en contadas ocasiones o en contadas páginas que requieran más tiempo para lograr una mayor cobertura.

Para lograr una integración de todos los elementos que intervienen en la elaboración de la revista, es necesario que exista comunicación real con reuniones de planificación, de análisis y de creación de proyectos.

Uno de los problemas más frecuentes en las redacciones, es la falta de comunicación entre sus integrantes. Es muy común marcar parcelas de trabajo y todo esto se nota en la calidad de información que damos al lector en un sinnúmero de anomalías que perjudican la imagen del medio.
Cada persona debe entonces conocer todo el proceso de producción, para poder valorar el trabajo de cada área y de cada integrante. Esto le dará una perspectiva real de las ventajas y limitaciones que tenemos.

No se debe inventar la publicación en cada edición.

Los trabajos improvisados siempre salen mal.

La tipografía
Teniendo en cuenta que más del 60% de una revista es letra impresa, tenemos que conocer a fondo todos los elementos tipográficos (variables, combinación y elección de familias, interlínea, interletra, saltos de cuerpos, grilla, ordenes de lectura, etc.) puesto que estos son la base para la creación de un sistema soporte de un contenido distinto cada vez que se pone en funcionamiento.

"El buen diseño y la buena tipografía son una fusión de información e inspiración, o de lo consiente y lo inconsciente, del ayer y del hoy, de la realidad y la fantasía, del trabajo y del juego, de la artesanía y del arte". Paul Rand.


Facebook Twitter