Comunicación Audiovisual, Nuevo Paradigma.

Escrito por Alejandro Caso

Si hay algo que no puede negar es que en estos últimos tiempos, se ha dado un constante cambio de paradigmas y de escenarios sobre los cuales las disciplinas proyectuales se mueven y en especial, el diseño de comunicación.

El advenimiento de una era de telecomunicaciones fuertemente instaurada desde los ´80 en adelante, a nivel global y con un amplio e incesante crecimiento en los últimos diez años, dio lugar a la aparición de ciertos medios de comunicación y de manera adjunta a mensajes con cierta e inquietante particularidad.

Dentro de este paradigma en el cuál como consumidores, usuarios y productores de mensajes, nos movemos, en mi modesta opinión, el diseño gráfico tal cual es concebido, ya no representa, una dimensión de relevante importancia, y aclaro, antes de que empiecen a lanzarme con objetos, que no estoy queriendo sumarme a la legión de profetas apocalípticos, que afirman que el diseño gráfico murió o que al menos, este está en coma.

Este nuevo paradigma replantea la ubicación de los saberes específicos y de las aplicaciones de estos a la vida práctica. ¿Es propio hablar de diseño gráfico, cuando las fronteras comunicacionales de lo visual, se extienden mas allá del plano y cuando aún dentro de este apelan al movimiento y al sonido?

Es innegable que la tecnología ha cambiado los medios, los canales y los códigos comunicacionales entre personas, ya sea de forma masiva o particular, pero esa mutación, a veces no se ve reflejada o peor aún se la trata con indiferencia, como si se pudiere ser inocuo a los mecanismos comunicacionales de la sociedad. A esto me refiero en que cierta evolución denotaron algunos cambios en las currículas académicas de nuestro país dejando de ser diseño gráfico y mutando a un diseño de comunicación visual... ¿pero esto alcanza?. Podemos seguir hablando de diseño gráfico en un contexto de web sites, animación de pantalla en Tv. , celulares con displays cada vez más complejos, instalaciones, stands, bares temáticos, packagings, etc.

Es momento de debatir y reflexionar sino estamos ante la presencia rotunda de la comunicación audiovisual en su esplendor, o como prefiere llamarla Joan Costa, comunicación global; respondiendo esta, a fines comerciales o no, considerando seriamente que hoy el diseño gráfico ya es un antiguo nombre y solo indica una parte de un andamiaje mucho más complejo y completo.

Viejas currículas, nuevos pensamientos.

Creo cabalmente que no sólo el nombre o la denominación de nuestro campo de estudio, trabajo, enseñanza o investigación, necesitaría una reforma, básicamente ante este cambio de escenario, ciertas currículas deberían actualizarse, si es que ya no lo han hecho, donde nosotros como futuros profesionales o profesionales ya de hecho, debemos mantenernos con especial atención.

En un principio las carreras que la mayoría cursamos fueron creadas al son de las disciplinas proyectuales de diseño, emparentándose el diseño de lo gráfico, con el de imagen y sonido, con el industrial, el urbano y el arquitectónico.

Pero si nos remitimos al gran aporte de Jorge Frascara, en su libro Diseño Gráfico y Comunicación, donde señala que todo elemento visual significa y por ende es susceptible de producir comunicación con quien lo decodifica y si a esto le agregamos, este tiempo donde el diseño gráfico, si se presenta ensimismado y aislado, es obsoleto porque su campo de injerencia fue mas allá, junto a una extensa lista de ejemplos donde es innegable las estrechas relaciones entre las distintas ramas de la comunicación (publicidad, periodismo, propaganda, comunicación social, etc.), entonces ¿porque ciertos centros de enseñanza se empeñan en mantener las carreras de diseño de comunicación emparentadas a otras por su columna proyectual?, y me surge una pregunta que se las hago extensivas a ustedes, acaso ¿es el método mas importante que la naturaleza y el campo de acción de la disciplina?. También es una sensación generalizada, de que nuestra competencia en ámbitos universitarios y también sociales, siempre fue condenada a ocupar el rol de hermana pequeña y hasta tonta de la arquitectura.

Un nuevo enfoque.

Dejando de lado esta queja sectorial, paso a enfocar mi punto en lo que a mi modo de ver sería mas pertinente tanto en lo académico como en lo profesional.

Creo firmemente que es mas adecuado hablar de una gran rama de la COMUNICACIÓN de la cual podemos desandar una clasificación que de acuerdo a sus fines, la podríamos seccionar en Comunicaciones Comerciales (todas aquellas encaradas con el objetivo principal de producir un rédito económico) y No Comerciales (las abocadas a producir principalmente otro beneficio) y a su vez dentro de estas dos esferas encontraríamos a la Comunicación Publicitaria, la Social, Propagandística, Pedagógica, de Identidad, etc. presentándose sobre distintas plataformas: visuales, auditivas, audiovisuales y hasta kinestésicas.

Pero además de compartirles mis certezas, para generar el buen debate y sobre todo, comunicación, les convido mis dudas: en lo académico, ¿seguirán siendo suficientes cuatro años para dar la disciplina? y en lo profesional, este campo de acción abierto y amplio... ¿requerirá cada vez mas especialistas? o ¿se conformarán mega estudios que abraquen todas las esferas comunicativas?

Reflexión final.

Mientras espero que alguien me convenza de que tenemos mas puntos en común con un arquitecto que con un publicista (ya que pienso lo contrario), trato de calmar a aquellos que los cambios le producen ataques de pánico y abro el tema para el debate y la reflexión, ya que lo que aquí he expresado no es una verdad absoluta.

No todo esta perdido si se piensa en futuro y se actúa en presente, porque lo más importante es que también nosotros estemos a la altura del paradigma y sepamos actuar en él.

Texto de la disertación realizada por Alejandro Caso, estudiante de diseño de la Ciudad de Santa Fe, en el Tercer Encuentro Internacional de Diseño Gráfico DG2004, desarrollado en Mar del Plata.


Facebook Twitter